PENETRAICIÓN DE LA INVAGINACIÓN
::MI HISTORIA::


sábado, mayo 01, 2010

Cuando se conversa dos veces


La muerte me llamó dos veces mientras hablaba con la vida y yo perdí mi mirada en techos de madera. Le dijé que la llamaría para que juntos dieramos un paseo. Y por la noche fui yo quien la llamé y se escondió detrás de dos lágrimas secas.


-¿Por qué lloras muerte?- le pregunté



- Porque no te puedo matar- me respondió.



Y muerto de la ira me devolví al calor de la vida y su simiente.



Al otro día miré la muerte a sus ojos y vi que en su esqueleto había crecido piel canela y manos de rey como la otra vez. La muerte sin su manto negro comió mi carne y no me importó que su sangre sin vida quedara en mi boca. Al fin y al cabo era la muerte, dulce, bella y sensual como la misma tarde de septiembre cuando por primera vez masticó mi cuerpo.



Dios, oh Dios eterno y santo, si pudieras olerla como yo la huelo entenderías porque a veces quiero zafarme de las cadenas de madera. Si pudieras ver como castiga mi espíritu en una alberca entenderías el sentido de mis palabras.



Oh muerte, dulce muerte, no me castigues más. Devuelveme la vida, la encantadora vida que no quiero perder entre lamentos, suspiros y voces que me invitan a vomitar sangre antes que la luna se oculte.


Posted by nohequ :: 8:36 p. m. :: 2 COMENTARIOS:

escribeme algo... anda di que si

---------------------------------------