PENETRAICIÓN DE LA INVAGINACIÓN
::MI HISTORIA::


lunes, junio 12, 2006

CUANDO LA HOMOSEXUALIDAD SE TORNA PATOLOGICA

Ayer por la noche vi el programa sobre Luis Alfredo Garavito, un colombiano que es considerado como uno de los mayores asesinos en serie de la historia. No es la primera vez que escucho de este personaje. Hace unos años cuando fue noticia su captura quise averiguar un poco más de èl, de su modus operandi y de cómo fue que le arrestaron.

En aquella época (2001) leí con horror como este hombre violo y mato a más de 140 niños hasta que una imprudencia pemitio su captura. Ayer en el especial que dio RCN acerca de este hombre pude por primera vez oirlo hablar y tratar de analizar todo lo que pudo llevarlo a que cometiera tales crimenes.

Si bien es cierto que este hombre fue violado y abusado psicologicamente cuando niño, tales acontecimientos no justifican que una persona llegue a exteriorizar ese maltrato a través de actos tan crueles como los que cometia este personaje. Simplemente ya no era una persona afectada por abuso sino que se había convertido en un monstruo, en un victimario después de haber sido una victima.

Siempre he sostenido a sopena de ser linchado por tal postura que la homosexualidad aunque ya no sea considerada una patología mental, si tiene en cierta manera algo patologico en su forma de ser. En los años que llevo contactando personas que comparten mi sexualidad me he encontrado con que la gran mayoría de personas con las que he hablado o hable así fuera unas pocas palabras mostraban signos de tener algún problema en su personalidad o algún trauma (por pequeñio que sea) que no sólo los llevo a ser gays sino a tener un comportamiento particular que influye en sus relaciones sociales.

La gran mayoría tienen una figura desdibujada paterna y otros (en los que me incluyo) crecimos con una imagen distorsionada de las mujeres. Muchos son inseguros, narcisistas. He encontrado personajes que su fantasia es rechazar a otros en pleno acto sexual, hombres extremadamente cegados en la penetración anal como unica forma de satisfación sexual, otros que tienen la fantasia de que les muerdan las tetillas (una vez uno me lo puso a hacerselo y me daba impresión porque se los mordia y me decía que se lo hiciera más fuerte), otros que escuchan voces mientras tienen la relación sexual, otros que tienen que bañarse 1 o + veces durante una relación, en fin, no sólo aspectos raros a la hora de tener sexo sino en su comportamiento como tal.

El punto es que por encima de las deficiencias que pudieron haber existido en la niñez de un homosexual, no se puede justificar que tales carencias se traduzcan en comportamientos agresivos hacia sí mismos u otros individuos. En el caso Garavito, este hombre pudo haber sido un homosexual común y corriente pero su dolor lo llevo a reproducirlo en otros y de la manera más cruel. Para él su fantasia, la prolongación de su falo era su cuchillo y el mayor placer sexual se hallaba en ver a sus víctimas sometidas reproduciendo en cierta manera lo que él tuvo que vivir de niño con su padre y con los hombres que lo violaron ya no en el papel de vícitma (indefenso) sino en el papel de victimario (una seudovenganza y exteriorización de rabia reprimida ante un abuso). Se crearon patrones de comportamiento sicopatico en este hombre que sumada a la infección demoniaca influyeron mucho en la perpetración de tales crimenes.

Como creyente en Dios no desconozco del poder divino para cambiar el comportamiento de un individuo por más malo que sea, pero el punto radica no en no creer que Dios haya obrado un milagro en Garavito sino en la naturaleza humana que genera como lo mencionaba anteriormente, patrones de comportamiento que muchas veces son más fuertes que la devoción que se pueda sentir por Dios. No sé qué proceso interno de reflexión, conversión y arrepentimiento haya tenido este hombre, pero comparto la apreciación de un experto quien decía que él no será libre cuando se vuelva a encontrar con un niño, es más nunca ha sido libre. Esa es su debilidad así como la mía lo son los hombres, y puede que él se sienta curado de su comportamiento patologico, pero un día que amanezca con la fe abajo (como suele sucedernos a los que tenemos esta orientación sexual) en vez de salir a buscar un hombre saldrá a buscar un niño para matarlo porque es el único contacto que le brinda satisfacción sexual.

Me parecio frío al decir los días y los lugares exactos en los que mataba a sus víctimas y la poca credibilidad que mostraba a la hora de pedir perdón. No me interesa juzgarlo. Igual cada individuo procesa su dolor de una manera diferente y particular, pero el punto es que si bien Dios puede hacer un cambio y tal vez este hombre termine en el cielo (ojalá así sea) soltarlo representa un peligro grande para la sociedad ya que tales sujetos tienden a reincidir en sus hechos criminales y con mayor furia ya que han pasado años sin que puedan hacer lo que les calmaba las ansias y su desestabilidad.

Para concluir, creo que fue muy acertado el título que le pusieron al especial "en las manos de Dios" ya que el destino de ese hombre y de su relación con la sociedad está precisamente en las manos divinas. Él es el único que puede determinar que es lo mejor para él aunque dudo que sea la libertad no sólo por el riesgo que representa para los niños que lo suelten (cuando él empezo a matar yo tenía 12 años) sino por el mismo peligro que representa para él estar libre, porque de seguro hay más de uno que lo quiere ver con el pene en la boca enterrado en una tumba de muchas que él hizo abrir.


Posted by nohequ :: 6:01 a. m. :: 1 COMENTARIOS:

escribeme algo... anda di que si

---------------------------------------