PENETRAICIÓN DE LA INVAGINACIÓN
::MI HISTORIA::


jueves, mayo 22, 2008

PERDONAME

Sé que en este momento debería estar junto a ti, sentado a tu lado pidiendote perdón y secando las lágrimas que estupidamente te he hecho salir. A veces siento que no te merezco, que no merecía que Dios me hubiera dado una mujer tan especial como tú. A veces me mortifico al pensar que pudiste haber conseguido otro hombre, uno que te hubiera hecho feliz de verdad, porque siento que no te hago feliz, que eres infeliz a mi lado, que por alguna extraña razón Dios decidio castigarte dejandote al lado mío condenandote a un hombre que aunque te ama es un imbecil para demostrar ese amor, que la embarra que tal vez la mejor forma que encuentra de agradecerte tu bondad es maltratandote, haciendote infeliz haciendote llorar cuando el que debería llorar debería ser yo.


Lo siento, perdoname por haber sido tan egoista, por no haberte dejado ir cuando tuviste la oportunidad, de haberte dado la oportunidad de que conocieras a otro hombre a tantos que lo hubieran dado todo por estar contigo.


Perdoname, perdoname por ser yo... por ser ese hombre que jamás quise ser pero soy y que me ha costado cambiar. Sería un mentiroso al decirte que anhelo morirme porque aunque no me lo creas tú eres muy valiosa para mí y no sabría que hacer si te perdiera. Te amo, a pesar de que con porquerias como las que hago no te lo demuestre, pero Dios sabe que te amo y que no soportaría perderte aunque lo entendería si algún día quisieras hacer tu camino.


No sabes cuanto quisiera que las cosas fueran diferentes pero sólo me resta esperar, esperar a que él escuche a que Él, ese Dios que te trajo a mi vida, se acuerde de lo que alguna vez le pediste, que el hombre que Dios te diera no fuera como tu papá: un hombre infiel que no valoro a la mujer que tuvo. Tu oración es la mía... yo que fui el elegido espero serte fiel no porque sienta que puedo sino porque confio en que Él lo puede hacer, que si no lo hace por mí lo hará por lo menos por lo que alguna vez en lágrimas le pediste.


No es justo que llores por mí... no valgo tus lágrimas... lo juro que no... no llores por un cerdo.


Estoy triste, muy triste y sé que tú lo estás más... No sé que mas decirte, sólo que tú eres después de Dios la razón de mi vida, tú y Alison.

Etiquetas:


Posted by nohequ :: 9:10 p. m. :: 2 COMENTARIOS:

escribeme algo... anda di que si

---------------------------------------