PENETRAICIÓN DE LA INVAGINACIÓN
::MI HISTORIA::


lunes, junio 27, 2005



QUÉ ES LO QUE REALMENTE QUIERO?



Sé que no he gozado de mucha aceptación dentro del mundo

gay, pero si más de la que encontré en el mundo hetero. No

titubeo ningún segundo en decir que mi sueño más grande es

casarme enamorado de una mujer, ser papá y servirle a Dios;

pero a veces me cuestiono sobre qué pasaría si por ironias de

la vida llegara un hombre especial a mi vida. Tal vez por todo lo

que me ha pasado y por lo que sé acerca de la realidad

homosexual parece imposible creer que pueda llegar un

hombre con el que compaginara como pareja; pero su llegará

qué pasaría conmigo.

Jorge en las primeras semanas que conocí represento un

punto de partida para esta pregunta ¿quiero ser gay o no

serlo? Él represento en su momento lo que yo por tanto tiempo

había buscado: un hombre joven , bonito, de mi edad, con algo

de cristiano y con quien la pasara bien. Realmente a veces me

pregunto qué hubiera pasado si Jorge no hubiera cambiado

tanto como lo hizo y la relación se hubiera fortalecido... ¿habría

renunciado a mi sueño de casarme con una mujer?

Finalmente él cambio y termino convirtiéndose en uno más de

la gran mayoría de gays de mi ciudad y no sé si del mundo

entero. El hombre gay en muchas cosas es como una mujer y

no me refiero en la parte física ni estoy hablando de

amaneramientos, sino que todo lo que odio de algunas mujeres

lo tienen los hombres gays: la prepotencia, la vanidad, lo

huecos que son. En algunas ocasiones no encuentro mucha

diferencia entre un hombre gay y la tipica jovencita del siglo

XXI. Ambos tienen una personalidad que hiede a metros, y los

que realmente si tienen una linda personalidad no son gays.

Sin embargo vuelvo y me preguntó qué pasaría si llega un

hombre que me encante en su manera de ser y en su físico.

¿Sería capaz de abandonar mis sueños por estar con él?

Sé que en el fondo no soy tan homosexual. Lo he sido más es

por falta de oportunidades que de cualquier otra cosa. Sé que

en el momento en que Dios escuché mi oración y me de una

respuesta satisfactoria las cosas cambiarían mucho para mí.

No puedo negar que me encanta físicamente un hombre y que

me encanta el sexo con un hombre, pero más allá de eso lo

que realmente busco es sentirme amado y aceptado por

alguien no como amigo o líder sino como hombre. Pero ¿si

existe esa persona para mí o será como lo era Dulcinea para

el Quijote? ¿Sólo una fantasía o algo real?


Posted by nohequ :: 10:46 p. m. :: 0 COMENTARIOS:

escribeme algo... anda di que si

---------------------------------------