PENETRAICIÓN DE LA INVAGINACIÓN
::MI HISTORIA::


lunes, julio 11, 2005



CAPÍTULO III

La televisión y el diario aislan. Impiden que emerja una angustia que viene del fondo, y son pretextos para no pensar, para alejarse de los otros y de uno mismo... Me siento solo, sin objetivos y, especialmente viejo... aunque los chicos representen para mí una válvula de escape, con ninguno de ellos llego a establecer una relación válida y duradera... Me frena un pensamiento: No es más que un espejismo, porque sólo continuarás engañándote como lo has hecho hasta ahora... Las mujeres no me desean. Me encuentro en una situación absurda: el afecto por una chica no me nace espontáneamente; al contrario: lo espontáneo es la repulsión que siento... No sé pilotear mi vida; no sé concretar una política de afectos, voy a la deriva. Me ilusiono tremendamente con la posibilidad de un cambio. Espero un milagro; borrunto soluciones extremas (ir a un convento, vivir en el extranjero) que nunca llegaré a realizar. Entretanto, desperdicio mi esperma sobre el suelo y continúo con mis masturbaciones mentales antes de dormirme. Mi esperanza es un salvavidas al que me agarro para no naufragar, sin fe ni convicción ni capacidad de sacrificio. Quisera salir de este estado de cosas y no hago más que postergar todo. Me siento el judío errante que espera entrar a la tierra prometida. Busco desesperadamente a alguien para dar un significado a mi vida. Tal vez no sea necesario desesperarme por luchar pero tengo un total de 18 horas de locura total.



Posted by nohequ :: 10:21 p. m. :: 0 COMENTARIOS:

escribeme algo... anda di que si

---------------------------------------